SOY FANATICO DEL ROCK DOMINICANO

Soy fanático del rock dominicano

Sí, ¡es una afirmación total!!… He estado siguiendo este movimiento desde los 80 cuando se realizaban las Olimpiadas Rock Chiclets Adams que organizaba quien me atrevo a llamar el “Padrino del Rock Dominicano”, el Sr. Kin Sánchez. Esta afición aún la conservo, aunque admito que no con la incidencia de entonces… ¡serán los años que ya me están pesando!

Todo nació cuando mis amigos del barrio comenzaron a explorar en este género y nos iniciamos yendo a ver las 3ras Olimpiadas Rock en un escenario en el que se presentaban diferentes bandas. La mayoría tocaban en inglés porque no existía esa influencia del rock en español como se daba en México, Argentina o Venezuela. Empiphis, influenciada por el hard rock, fue la banda ganadora del certamen y se convirtió en una de las bandas más legendarias del rock dominicano, conocida por temas como “La Gente del Futuro”, “Dijiste Adiós” y “El Mundo del Metal”, entre otras. Luego de esto nunca falté a unas olimpíadas rock, recordando que en 1987 ganó New Page, liderada por Máximo Martínez, rompiendo así la cadena de bandas de rock pesado como las favoritas.

Pero no fue hasta 1988 que se estableció la regla de que las bandas tenían que tocar la mayoría de sus canciones en español, año en que resultó vencedora la agrupación Los Desafortunados. Los años siguientes fueron lo que podría llamar el despegue del género musical, donde se cuenta que la legendaria banda Toque Profundo gana las olimpíadas de 1989 creando, en mi opinión, una revolución en el rock dominicano. Posteriormente resultaron ganadores: Carey (1990), IO (1991), Uranio (1992), Status (1993) y Té para Tres (1994), siendo esta última la banda que surgió luego de la desintegración de Razón Vital.

No ganaron, pero gustaban

Surgen algunas grabaciones análogas, llegando a lanzarse producciones en vinilo de Empiphis, Los Desafortunados o Cygnus en una edición de 45”, y posteriormente comienzan a salir los casetes de las bandas Toque Profundo, Arcángel y Cahobazul, entre otras.

Llegaron a crearse otros festivales, sin lograr el éxito de las Olimpíadas de Rock. Recuerdo un festival organizado en Casa de España donde era obligatorio cantar en español, resultando ganadora la banda de heavy metal Cygnus, pero este festival no volvió a realizarse. Sin embargo, muchas de las bandas que no resultaban ganadoras de estos festivales resultaron ser las preferidas en el gusto de los jóvenes en aquel entonces, pudiéndose mencionar a Coral Negro, Razón Vital, Arcángel, Etiqueta Negra, Regata, Bajo Control, Quo Vadis o Cahobazul. Estos grupos siempre estaban en los escenarios de las famosas kermeses de los colegios o en algunos bares que les abrían las puertas.

Gracias a la banda IO pude adentrarme más internamente al ámbito, ya que de ser un espectador pasé a ser su manager, creando posteriormente una empresa “informal” con la cual representé las bandas Coral Negro, Bajo Control, Midi, Segunda Imagen y New Page. Con el tiempo, comenzaron a desintegrarse y surgieron compromisos profesionales y personales que me retiraron parcialmente del ambiente.

Hasta los 90

Repentinamente hubo una especie de decadencia en el género, comienzan a surgir las bandas que hacían covers de canciones famosas, lo que denominaron “copy bands”, destacándose Top 40 y Peaje. Pero algunas bandas se resistían a abandonar los escenarios y se organiza el “Phoenix” que vendría a ser la resurrección de las ya desaparecidas Olimpiadas Rock, buscando un nuevo despertar del rock dominicano. En la primera edición resultó ganadora la banda Poket, pero en esa competencia hizo su aparición por primera vez la banda Al-Jadaqui, resultando ser una de las bandas más populares del género. En los años siguientes ganaron las bandas Cryosis, Nómadas y Módem V, respectivamente.

Particularmente pienso que no fue hasta finales de los 90 que comienza un resurgir en el rock a través de bandas que salen al escenario acompañadas de producciones discográficas en CD y canciones en diferentes emisoras radiales. Me atrevo a decir que Toque Profundo, Tabutek (antes New Page) y Tribu del Sol inician este resurgir, apoyados de nuevas bandas como JLS, Poket, Al-Jadaqui, Mr. Clika, Mambé, Guatiao y otras más.

Cada día se desintegran bandas locales y surgen nuevas, lo que ha mantenido el rock dominicano con vida. Ya hoy apuestan a una calidad musical y discográfica que no tiene que envidiar a ninguna banda de la región iberoamericana. Pero la falta de apoyo de los inversionistas musicales, cierta informalidad en el manejo de las bandas, carencia de conceptualización y las condiciones en la mayoría de las presentaciones, me parece que son los principales obstáculos para que el rock dominicano no triunfe como merece hacerlo.

Continuo apoyando al rock dominicano sin la intensidad que lo hacía antes, pero no dejo de revisar los blogs que siguen este género musical, comprar los CD que producen, aunque resulta difícil encontrar los mismos en el mercado, e ir a uno que otro concierto. Aún me llena de satisfacción celebrar el vigésimo aniversario de Toque Profundo, ver su video en MTV o que Huellas Invisibles esté presentándose en Miami. Me deleito escuchando bandas actuales como Las Acevedo, Diego Mena, Nelson Poket, Janio Lora, Cerobit, Los Violetas, El Metro, Martes o Venus, Pablo Cavallo, Bocatabú, Ninecircus, Poolpo, Nux y Sociedad Tabú, lo que hace que definitivamente yo continúe siendo un fanático del rock dominicano.

Publicado el 28 octubre, 2011 en Música. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: